¿Cómo saber si mi perro tiene fiebre?

Como en los humanos, la fiebre en perros es sencillamente una respuesta de su sistema inmunológico para combatir infecciones y enfermedades. Es una «llamada de atención» del cuerpo, pero en humanos no se presenta de la misma forma que en perros.

Los perros no tienen la misma temperatura corporal que las personas, así que no debes asustarte si al medir su temperatura el termómetro marca los 38 ó 39ºC (100,4 – 102,2ºF): Algo que en nosotros sería considerado una temperatura febril, en perros es normal.

Si tu perro presenta una temperatura por encima de los 39ºC (102,2ºF) ya puedes considerar que tiene fiebre. Llegar a los 41ºC (105,8ºF) puede ser crítico para la salud de tu mascota, así que siempre que detectes que tiene fiebre sé prudente desde las primeras décimas y controla sus niveles cada poco tiempo, no te la juegues.

De hecho, si tu perro tiene fiebre lo ideal es que optes por llevarle a tu veterinario habitual, ya que la fiebre es un mecanismo natural del cuerpo que nos alerta de que «algo no va bien». Por supuesto, si alcanza niveles cercanos a los 41ºC (105,8ºF) ¡Vete de urgencia! Reaccionar de forma tardía podría ser fatal para tu mascota.

Por muy sano que esté tu perro ahora, no sabes qué le puede ocurrir en el futuro, así que nuestro consejo es que optes por un seguro para tu mascota que te cubra ante imprevistos. Aquí tienes un buen comparador de seguros para mascotas.

Pero ¿Cómo detectar si un perro tiene fiebre sin termómetro?

Los síntomas más habituales de fiebre en perros suelen ser:

  • Tener la nariz seca y muy caliente (lo normal es que la tengan siempre húmeda y algo más fría).
  • Mostrar poco apetito. En ocasiones una fiebre alta también puede presentarse con vómitos.
  • Presentar una actitud cansada, letárgica, con falta de energía y con más sueño del habitual.
  • Tener escalofríos y temblores.
  • Mostrar ojos vidriosos y/o enrojecidos.

Esto no significa que tu perro vaya a sufrir todos estos síntomas a la vez, ni siquiera que vaya a exhibir todos estos síntomas, uno sólo de ellos ya debería ponerte en alerta sobre el estado de salud de tu peludo.

¿Qué hacer si tu perro tiene fiebre?

Como ya hemos dicho, lo mejor es que no esperes y llames directamente a un veterinario.

Nunca optes por medicarle sin prescripción veterinaria. Especialmente hay que tener muy claro que un animal no es un humano y lo que para nosotros puede ser bueno o inofensivo, para ellos puede ser muy malo. Un error habitual es darle a tu perro paracetamol o ibuprofeno, ya que son medicamentos tóxicos para estos animales e, incluso, pueden agravar su estado de salud.

Si es necesario, puedes ayudar a bajar la temperatura corporal de tu perro con paños húmedos o directamente un baño en agua templada (ni muy fría ni muy caliente). A continuación, puedes secar el pelo de tu mascota con un ventilador o un secador en modo «aire frío» (nunca le seques el pelo con el secador con aire caliente, ya que no es conveniente con fiebre).

fiebre en perros

¿Qué es lo que provoca la fiebre en perros?

La fiebre puede venir por motivos diversos. Estos son los más habituales:

  • Vacunas: Normalmente las vacunas pueden provocar a tu perro un ligero aumento en su temperatura corporal, llegando a superar los 39ºC (102,2ºF) en algunos casos, no obstante, suele ser una fiebre pasajera y de poca gravedad.
  • Infección (debida a un virus o a una bacteria): Si tu perro tiene fiebre un motivo podría ser que tuviera algún tipo de infección, ya sea bucal, urinaria, de oído, producida por alguna herida abierta, etc.
  • Ingerir algo tóxico, venenoso o en mal estado: Ya sabemos que a los perros les gusta llevarse a la boca cualquier cosa… y sus instintos no siempre juegan a su favor. La ingesta de ciertos alimentos en mal estado, de productos de limpieza que tengamos en casa, de elementos venenosos o tóxicos que hayan encontrado en la calle o en el parque, etc. puede ser la causa de esta fiebre que intenta combatir aquello que daña su cuerpo.
  • Insolación: Si paseas con tu perro por lugares con poca sombra, en verano, a horas punta donde el Sol está alto… ¡Cuidado! Como nosotros, tu mascota también podría sufrir una insolación. Procura que tu perro pueda protegerse del exceso de Sol y esté siempre bien hidratado para evitar que enferme.
  • Enfermedades diversas: El cáncer, las enfermedades del sistema inmune… existen múltiples enfermedades que podrían presentar fiebre de diversa consideración.

Esperamos que este artículo te haya ayudado ¡Ánimo con tu mascota! Tu cariño y tu atención es el primer paso para su pronta recuperación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa: * El tiempo se ha agotado. Por favor, introduzca el valor correcto antes de que finalice el tiempo.